LA POLÉMICA DE LA SEMANA: ¿El fin justifica los medios?

Esta semana hemos empezado en clase de ética las diversas teorías éticas, clasificadas en formales y materiales. La clasificación proviene del filósofo alemán Immanuel Kant, quien las distingue en función de la consideración de los medios y los fines. Para la consecución de determinados fines o metas, debo utilizar mi razón práctica para considerar qué medios son los más adecuados para alcanzar dichos fines, entendiendo como razón práctica el uso de la racionalidad aplicado a las acciones, deliberaciones, decisiones, etc. Según el filósofo de Königsberg, las éticas materiales son las que proponen un fin como un Bien Supremo, y además la mejor vía para conseguirlos, es decir, los medios. En cambio, las éticas formales prescinden de toda finalidad material, concreta, de todo “Bien Supremo”  y por tanto de la reflexión sobre los medios orientados a su consecución.

A partir de aquí, traemos al pensador pionero de la filosofía política realista o “científica”, Nicolás Maquiavelo, quien propone en su obra El Príncipe la teoría y la práctica para conseguir el poder y mantenerse en él por medio del ejercicio de las virtudes políticas, desde el enfoque de la separación radical entre ética y política. Uno de los axiomas maquiavélicos es que el fin justifica los medios; por tanto, si aplicamos el axioma maquiavélico, uno puede (y debe) hacer cualquier cosa, aunque vaya en contra de los principios de la ética, con tal de mantenerse en el poder. Veamos el texto:

Pero, siendo mi propósito escribir algo útil para quien lo lea, me ha parecido más conveniente ir directamente a la verdad real de la cosa antes que a la representación imaginaria de la misma. Muchos se han imaginado repúblicas y principados que nadie ha visto jamás ni se ha sabido que existieran realmente; porque hay tanta distancia de cómo se vive a cómo se debería vivir, que quien deja a un lado lo que se hace por lo que se debería hacer, aprende antes su ruina que su preservación: porque un hombre que quiera hacer en todos los puntos profesión de bueno, labrará necesariamente su ruina entre tantos que no lo son. Por todo ello es necesario a un príncipe, si se quiere mantener, que aprenda a poder ser no bueno y a usar o no usar de esta capacidad en función de la necesidad.” (MAQUIAVELO, El príncipe)

En la actualidad podemos encontrar muchos ejemplos de maquiavelismo político, como en el caso Gurtel o el caso de los alcaldes y concejales del Caso Pretoria, donde personajes públicos, cargos importantes de partidos políticos implicados en casos de corrupción, líderes que los apoyan incondicionalmente, reacionan desesperadamente para mantener su cargo o posición, a pesar de las evodencias y pruebas en su contra… Sin embargo, la polémica está servida: ¿EL FIN JUSTIFICA LOS MEDIOS?

Esperamos vuestros comentarios.

Anuncios

~ por losojosdelafilosofia en noviembre 18, 2009.

10 comentarios to “LA POLÉMICA DE LA SEMANA: ¿El fin justifica los medios?”

  1. Por fin un poco de polémica, en mi opinión debemos distinguir dos aspectos. Primero, para obtener algo, el fin no justifica los medios, ¿es lícito copiar en un examen para obtener una buena calificación?.
    Segundo, para defender algo, sin duda el fin justifica los medios, si yo tengo una familia a la que quiero ¿ Por qué no voy a usar todos los medios a mi alcance para mantenerla?
    Pensadlo.

  2. Hola Salva, gracias por tu aportación. ¿Qué tal todo?

  3. Si y sólo si el fin en cestión es un “cinco jotas”.

  4. Hola Salva, si interesante reflexión la tuya. Es cierto, hay determinados deberes morales como la defensa de tu familia, o su mantenimiento y supervivencia; en que a mi entender el fin justifica los medios. Porque ese fin es un valor que no admite condiciones.Esta acción ser rige por una máxima universal, todos debemos defender a nuestras famílias por encima de todo medio e independientemente de su naturaleza.Otra cosas es la propia supervivencia, ¿porque en este caso quizás en el fondo esta acción se rija por un principio egoísta y por tanto un imperativo hipotético?.

  5. En mi opinión el fin justifica los medios siempre y cuando esos medios no supongan la violación de un derecho subjetivo mayor.

    Por ejemplo, si para salvar un bosque hay que quemarle los coches a los empresarios que pretenden construir una urbanización en él, adelante, auqnue siempre habrá que ver el mejor medio, que sea más racional y efectivo para conseguir ese fin. En el caso del bosque, quizás es más efectivo hacer una huelga y llamar a la televisión.

  6. Curiosa también tu reflexión, elmago12. Ha hecho que me surja una pregunta:
    Al defender a nuestras familias ¿estamos siendo egoistas? porque imaginemos que para proteger a la nuestra debiesemos de acabar con otra familia. En ese caso por ser un fin de buena intención como es salvar vidas ¿el fin justifica los medios? ¿valen las vidas de una familia, más que las de la otra?
    Otro caso similar, si de la muerte de una sóla persona, dependiese el bien universal ¿es más justo el sacrificio de uno por todos?¿o es más justo el sacrificio de todos por el uno?
    Al fin y al cabo todos somos una vida individual, una familia que llora, un pueblo sufriendo por la perdida.

  7. Muy pero que muy intenso el debate, si realmente no son cuestiones claras. Si una cosa a mi entender muestra este debate es que Kant tenia razón la moral no puede ser mediatizada ni puede objetivarse mediante normas o preceptos en base a un fin. Estamos hablando claramente de aspectos formales.La acción ya debe responder a un bien necesario y universal por sí mismo. A mi entender quizás estos dilemas que planteas responden a una ética utilitaria, se debe hacer el máximo de bien para el mayor número de personas.Ese puede ser un principio universal cuando el puro formalismo Kantiano no es suficiente para dar una respuesta a situaciones límite.

  8. Gracias por tu comentario Cecilyn. Me gustaría matizar un par de cosas. En primer lugar que un derecho tiene sentido en la medida que es universalizable, y por tanto objetivo, en todo caso lo más intersubjetivo posible. Esto siempre que partamos de una consideración de los derechos como el resultado de una “naturaleza” humana común, universal, como la dignidad. En este terreno es donde se mueve el tema de la fundamentación de los Derechos Humanos.

    En segundo lugar, contestando al ejemplo, habría que hacer una excepción: quemar los coches siempre que no se encuentren en el bosque, ¡no vaya a ser el remedio peor que la enfermedad!

    Un abrazo.

  9. Gracias a elmago12 y Egido por vuestros comentarios.

    En cuanto a la consideración de los aspectos formales de la ética kantiana, convengo en afirmar que ésta no puede darnos una respuesta concreta, determinada, por más que podamos aplicar el criterio del imperativo categórico (“actúa de tal manera que puedas querer que la máxima que guía tu acción se convierta en ley universal”), ya que nos encontramos con algunas paradojas y contradicciones de algunos dilemas morales.

    En el caso de utilizar cualquier medio para salvar a tu familia podemos verlo claramente: nos encontramos de lleno con un caso relativo a una ética material, puesto que hablamos de fines y medios concretos.
    En el caso del dilema entre el sacrificio de uno por el todo o viceversa, podemos encontrarnos con la siguiente paradoja, y es que el uno, al formar parte del todo, acabaría sacrificándose junto a él. En cuanto a la otra alternativa, aunque no sea paradójica, sí que nos sitúa en una postura indeseable siempre que se tome la libertad y el derecho a la vida como valores en sí mismos. El sacrificio individual en beneficio del grupo o del todo es algo propio de las sectas o de los estados totalitarios, aunque paradójicamente el todo siempre está en el fondo representado por un líder, una casta, una ologarquía, etc… El caso de las sectas que acaban con el suicidio colectivo de sus miembros también podría considerarse como el sometimiento de la voluntad de un individuo al grupo y la destrucción de un grupo que se sacrifica por la voluntad de un individuo…

    En conclusión, los dilemas extremos parece que tengan difícil solución, además de ser casos excepcionales pero en el fondo desgraciados.

  10. Ah, ah, eprdón!! pero el derecho subjetivo es el nombre con el que se conoce a los derechos universables, es decir, la vida, la igualdad, la dignidad humana, etc. Es que se llaman así, “subjetivos” porque son del sujeto, de lo más profundo del sujeto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: