Ética. Polémica de la semana 4. ¿Hasta qué punto un niño puede ser autónomo moralmente?

Ha caido en mis manos el siguiente artículo del diario El MUNDO en la sección CRÓNICA del Domingo, 16 de Noviembre de 2008, número 683:

Hannah: «Sé que voy a morir, pero es lo mejor para mí»
HANNAH, de 13 años y desde los 4 de un hospital a otro, ha renunciado a recibir un nuevo corazón. Este es el encuentro con la niña británica cuya decisión ha conmovido al mundo

TESSA CUNNINGHAM

Con su cartel de High School Musical en la pared, un ordenador portátil de color rosa en su mesa y una casa de muñecas en un rincón, la de Hannah Jones es la habitación típica de cualquier jovencita. Sin embargo, no hay nada de típico en la vida de Hannah. Esta jovencita de 13 años de edad ha conseguido que el Tribunal Supremo británico le reconozca el derecho de rechazar un trasplante de corazón que podría salvarle la vida. En lugar de esperar en un hospital, el día de su operación, Hannah, apoyada por sus padres -Kirsty, enfermera, y Andrew, auditor-, prepara un viaje a Disney World que bien podría ser el capítulo final de su breve vida.

La decisión de Hannah ha desencadenado un áspero debate, entre otras razones porque sus padres respetan los deseos de su hija. En marzo de este año, el hospital de Hereford, en el que Hannah había recibido tratamiento, presentó ante el Supremo la demanda de que a los padres les fuera retirada transitoriamente la custodia de su hija con el objetivo de hacer posible el trasplante, bajo la acusación de que Kirsty y Andrew «impedían» que su hija recibiera tratamiento. Estaba implícita la amenaza de denunciarlos a la Policía para que se llevaran a Hannah de su casa a la fuerza. Pero venció Hannah. Logró convencer a un funcionario de los servicios de protección a la infancia de que sabía lo que se hacía. Y se abandonó el proceso judicial.

La familia se toma los días tal como vienen. ¿Y ella? Extraordinariamente débil. Apenas puede pronunciar unas pocas frases con voz entrecortada.«No soy una persona normal de 13 años», «yo lo pienso todo muchísimo. A los 13 años, es duro ser consciente de que voy a morir, pero también soy consciente de que es lo mejor para mí… Mis padres siempre me han animado a que tome mis propias decisiones. Cuando se ha tratado de mi corazón, he preferido hacer las cosas a mi modo antes que dejar que otras personas decidieran en mi nombre… No ha sido una elección fácil, pero estar en el hospital me trae a la memoria muy malos momentos. Ya he pasado bastante tiempo en un hospital. Lo único que quiero es estar en mi casa, aunque mi vida vaya a ser más corta».

Ahora viene la cuestión. El proceso de moralización del ser humano es aquél proceso por el que vamos adquiriendo la conciencia moral y la capacidad de juzgar moralmente, de calificar algo de “bueno” o “malo”. El bebé es un ser completamente amoral, pues no ha adquirido ningún tipo de madurez intelectual y sentimental que le haga responsable de sus actos. Cuando empieza la infancia, el niño o la niña van aprendiendo lentamente, a través del castigo y el premio, el ensayo y el error, y la educación de sus padres, maestros, profesores, familiares y amigos, cómo debe comportarse, qué actos son buenos y cuáles son malos, los límites y lo que se espera de uno, los valores aceptados, etc. Estamos en la etapa heterónoma, en la cual todo lo relativo a la moral proviene no de uno mismo, sino del exterior. Con la adolescencia, etapa rebelde y crítica por definición, empezamos a cuestionar la moral y los valores aprendidos, a veces los desechamos, pero otras veces loa aceptamos como nuestros, los asumimos. En plena madurez, si es que hemos madurado, los adultos ya somos autónomos, poseemos la mayoría de edad moral, como decía Kant.

¿Ha pasado Hannah ya de la etapa heterónoma a la etapa autónoma con tan sólo 13 años? ¿Ver de cerca la muerte hace madurar hasta un niño? ¿Es lícita la conducta de sus padres? ¿Cómo el tribunal supremo británico ha permitido que la niña decida no ser intervenida para prolongar su vida, aunque sea por muy poco tiempo y en condiciones tremendas?

Polemistas de mundo, uníos.

Anuncios

~ por losojosdelafilosofia en noviembre 19, 2008.

8 comentarios to “Ética. Polémica de la semana 4. ¿Hasta qué punto un niño puede ser autónomo moralmente?”

  1. Desde luego esa criatura no ha tenido la vida normal de cualquier niño, sin embargo, y por mucho que se diga que eso la hace madura, yo creo que, más bien, la determina hacia un aptitud trágica y desesperada. Por otro lado en nuestro mundo occidental fijamos la mayoría de edad, a los dieciocho años porque entendemos que, hasta entonces no se está preparado para asumir decisiones vitales importantes, aunque la mayoría de las veces no le llegan ni al tobillo a una decisión como la que ha tomado esta adolescente inglesa. En ese sentido me pregunto hasta qué punto no es la desesperación y la falta de aliento la que ha llevado a sus padres a aceptar la decisión de su hija, una decisión que a mi como madre, en principio, me cuesta entender.

  2. uf, se me cortocircuitan las neuronas cuando me pongo sucesivamente en el papel de hanna, y en de un padre ( qe no los suyos que lo tienen claro ).Mas bien creo que las dos opciones son ERRONEAS, ninguna va aser correcta. pero me aparto del objeto central de la polemica y pregunto: entonces es la suerte de que te toque un juez u otro el que decide un acto medico a favor o en contra de un paciente? ante tal enrrevesamiento socio-familiar, judicial, medico-filosofico, acabo optando por insistir en operar a la niña una vez mas. nadie es autonomo hasta qe no se demuestre que no es heteronomo, y con trece años es bastante probable que no lo sea. incluso que este influida por cierto tipo de peliculas y lecturas rollo ” reader´s digest “…. hmm

  3. No seamos hipocritas, dejamos a nuestros hijos solos durante gran parte del día asumiendo que son personistas rfesponsables pero cuando llega la hora de la verdad, como en este caso, nos rasgamos las vestiduras porque una PERSONA cansada de pelear y consecuente con sus pensamientos(“dadle el corazon a otro que pueda aprovecharlo más que yo”) toma una decisión responsable.

  4. Me ha parecido un poco “chocante” la decisisón de esta niña..por un lado creo que su situación crítica le ha llevado sin más remedio a tomar esta decisión tan crítica, también pienso mque en la vida no hay una edad estipulada para la madurez….de ahí el famoso síndrome de “peter pan” que hoy en día sufren muchas personas…Ella ha madurado muy deprisa gracias a la fatal enefermedad que parece…por un lado me parece lógico su decisión, nadie quiere vivir preso de una fatal enfermedad…quizás con la muerte tanto su alma como su cuerpo sean libres…

  5. sube ya las notas de los examenes de filosofia¡¡¡¡¡¡

  6. ey podias corregir ya los examenes no?? xfa

  7. ey podias corregir ya los examenes no?? xfa. sube las notas ya!!!!!

  8. esto no essssssssssssssssssssssss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: